Big Data: un mundo de beneficios para tu negocio

El Big Data es el proceso de recolección y análisis de grandes cantidades de datos que nos permite hallar información valiosa no evidente, patrones recurrentes y nuevas conductas relacionadas, para emplearlas en estrategias comerciales y de mercadeo efectivas, basadas en un análisis predictivo del comportamiento del cliente.

 

Esta es la teoría que seguramente has leído, pero ¿cuál es su utilidad en una empresa? La respuesta se sirve en tres platos: optimizar procesos, minimizar costos y aumentar ventas. Todas, preseas comerciales que puedes alcanzar con un correcto, constante y efectivo manejo de datos.

 

Para lograrlo, son necesarias tres fases: identificación de fuentes internas y externas de datos, captura y tratamiento de los mismos. El origen de estos datos reside en: la web y redes sociales, según tendencias de clics y de búsquedas; comunicación entre máquinas, como lecturas RFID, señales GPS o cajeros; transacciones, con registros de comunicaciones y de facturación; biométrica, por reconocimiento facial o información genética, y generados por personas, mediante grabaciones a operadoras de atención al cliente, e-mails o registros.

 

De la indagación en estas múltiples fuentes surgen tres tipos de datos: estructurados, no estructurados e híbridos. Los primeros pueden ser: creados por sistemas, como registros en tablas; provocados indirectamente a partir de una acción, por ejemplo: valoraciones de películas, series o apps; dirigidos por transacciones, como la factura generada por una compra; compilados en resúmenes de interés para un grupo, por ejemplo: los censos, y experimentales o generados por pruebas para estudiar la factibilidad de un negocio.

 

Los datos no estructurados pueden ser capturados, es decir, creados a partir del comportamiento de los usuarios, registrado con brazaletes digitales, apps para el seguimiento de actividades o GPS. También pueden ser generados por los usuarios con sus publicaciones en redes, videos reproducidos en YouTube o búsquedas en Google. Finalmente, los datos híbridos se obtienen a través de mercados emergentes, e-commerce o datos meteorológicos.

 

El descubrimiento y procesamiento de toda esa gran cantidad de datos sirve para: entender y segmentar clientes, comprender y optimizar procesos del negocio e, incluso, cuantificar y optimizar nuestro rendimiento personal. Veamos:

 

Las áreas de Mercadeo y Comercial son las que mayor provecho obtienen de la implementación del Big Data, puesto que los datos se utilizan para entender comportamientos y preferencias de los clientes, con un objetivo muy valioso: crear modelos predictivos. De ahí, su utilidad de entender y segmentar clientes.

 

Sirve también para comprender y optimizar procesos del negocio; por ejemplo, la tendencia actual de retail es minimizar áreas de oportunidad y maximizar las ventajas del stock, a través de predicciones generadas por datos de redes sociales, tendencias de búsqueda y condiciones meteorológicas. Un efecto inmediato de este análisis en tiempo real es la transformación en la cadena de suministro y optimización de rutas de reparto.

 

En el terreno personal también es efectivo el Big Data y lo usamos frecuentemente, con smart watches o dispositivos que registran automáticamente nuestro consumo de calorías, condición física, actividad y patrones de sueño, entre otros. Ya las apps de entrenamientos le solicitan al usuario integración automática con la aplicación de salud que, por default, trae su device, para brindarle, en tiempo real, el análisis de su estado de salud.

 

Como usuarios digitales, estamos expuestos la mayoría del tiempo a aplicaciones de Big Data, como por ejemplo el Real Time Marketing y Native Advertising, que brinda una mayor personalización de los anuncios de Display en los sitios que visitamos y permite conocer el comportamiento de navegación global de cada uno de nosotros.

 

La Información y User Experience (UX) personalizadas son lideradas por Google, Facebook y Amazon porque, gracias al Big Data, le ofrecen a cada  usuario una experiencia única, basada en contenidos y sugerencias personalizadas según sus búsquedas, intereses y edad, entre otras.

 

Otra aplicación real del Big Data que usamos, cada vez más, es el Marketing Automation, basado en el uso de la tecnología para gestionar, de manera automatizada, la relación con un cliente potencial, a lo largo de su funnel de compra, desde su búsqueda hasta su transacción y, aún, luego de ella. ¿Su objetivo? Capitalizar las oportunidades de venta y de fidelización.

 

Estas son solo algunas de las aplicaciones beneficiosas del Big Data para tu negocio; si las analizas, todas tienen el mismo punto en común: una visión mucho más amplia de los procesos y del consumidor, a través del análisis en tiempo real de diversos flujos de datos, que permite adaptar eficazmente las operaciones y definir los escenarios de marketing según cada segmento.

 

¿Su objetivo en Mercadeo y Comercial? Alcanzar un análisis predictivo del comportamiento del cliente o cliente potencial / usuario, que permita anticipar sus necesidades y enviarle la información o propuesta correcta, justo cuando la necesite. ¿Es la meta ideal no? Pues te recomiendo que, si no lo has hecho, empieces a dar tus primeros pasos en Big Data y logres: analizar resultados de acciones comerciales, conseguir nuevas oportunidades de venta, tomar decisiones en tiempo real, hacer previsiones sobre riesgos Vs oportunidades, conocer nuevas tendencias del mercado, enterarte del comportamiento de los usuarios frente a la marca y crear relaciones de valor en torno a la audiencia. ¡Recuerda!…La información es poder.